Atención al Ciudadano 965 827 000

Policía Local – Consejos sobre Seguridad

Consejos de Seguridad

• Conserva la calma. Piensa que no estás sola. La Policía y la Guardia Civil están para ayudarte y protegerte. No aguantes en silencio ni seas tolerante con tu agresor. Denuncia los hechos inmediatamente. Tu denuncia afianza tu seguridad y previene futuras agresiones a ti misma o a otras mujeres.

• Avisa a la Policía o a la Guardia Civil más próxima o acude personalmente a tu dependencia policial más cercana. En tu declaración serás atendida por personal especializado.

• No modifiques tu aspecto. No te laves ni laves tu ropa. No alteres el lugar de agresión. Son pruebas. Aporta la identidad o la descripción de tu agresor y cuantos datos consideres de interés para la investigación.

• Serás reconocida por personal médico que atenderá y curará tus heridas, certificará tus dolencias, incluso las que a simple vista no sean apreciables y te administrará medicamentos para prevenir contagios, embarazos no deseados o infecciones.

• Formaliza tu denuncia, solicita justificante de la misma o copia de tu declaración. Te informarán sobre los derechos que te asisten como víctima y de las asociaciones y servicios sociales de tu zona, para acceder a posibles ayudas pensadas para ti.

• El personal encargado de la investigación policial que siga tu caso, te informará de la evolución del mismo y sobre cualquier suceso de importacia, siempre que no interfiera con las investigaciones.

• Si tienes problemas, si te amenazan o te sientes insegura, avisa inmediatamente. La Ley y los Cuerpos Policiales garantizan tu seguridad y tu protección.

• Denuncia cada situación del maltrato o agresión sexual de la que seas víctima en cuanto se produzca. Si has denunciado este tipo de hechos en otras ocasiones, comunícalo.

• Mantente en contacto con la Policía y colabora con ella. No temas testificar y reconocer a tu agresor.

• Recuerda que la interposición de la denuncia es un derecho y un deber de la víctima a fin de evitar nuevas agresiones.

• Si necesitas ayuda urgente llama al 091 (Policía) ó al 062 (Guardia Civil).

• El Instituto de la Mujer te informa en el teléfono 900.19.10.10.

• Enseñe a sus hijos a conocer su propio nombre, apellido, domicilio y teléfono.

• Sus hijos deben saber siempre que, en caso de extravío, lo mejor es quedarse parados. Sus padres o familiares, al percatarse de la ausencia, volverán sobre sus pasos.

• Explíqueles a quién dirigirse en caso de peligro, tanto si están en la calle como si se encuentran en casa.

• Conozca las amistades y compañías de sus hijos.

• Que no abran la puerta de casa cuando estén solos.

• Explíqueles que rechacen siempre la invitación de desconocidos a subir en un automóvil o acompañarles con cualquier pretexto.

• Que no acepten golosinas, caramelos, tabaco, etc., que pueda ofrecerles cualquier persona no conocida.

• Preste mucha atención a cualquier relato que le haga su hijo. Por ejemplo: sobre una persona que ha tratado de acariciarle, de regalarle algo, etc. Dígale que jamás debe mantener estas relaciones en secreto, aunque se lo pidan esas personas.

• El 091 centraliza diariamente la relación de personas extraviadas que se encuentran en centros policiales. Solicite allí información en caso de necesidad.

Los delincuentes suelen considerar a las personas mayores como víctimas propicias para conseguir sus objetivos, tanto por medio de la agresión como del engaño. Mencionamos algunas de las estratagemas con las que intentarán engañarles:
  • En la vivienda, haciéndose pasar por supuestos empleados de un servicio de suministro (agua, electricidad, gas, etc.).
  • Por teléfono, solicitando dinero para que les pueda entregar un supuesto premio que han ganado.
  • En la calle:
    • Al sacar dinero en efectivo de la sucursal bancaria, sobre todo en fechas próximas al ingreso de la pensión.
    • Al efectuar operaciones en cajeros automáticos.
    • Mediante engaños en los que se ofrece la oportunidad de ganar un dinero rápido.
    • Utilizando el cebo de una persona que viene a limpiarle una mancha.
    • Al ofrecerle la venta de presuntos objetos valiosos que son falsos o inexistentes.
Además, no permita negligencias cuando requieran cuidados, ni abusos si tiene una situación de dependencia. Informe de ello en Comisarías de Policía, juzgados o servicios asistenciales.

• En la medida de lo posible, procure no transitar por lugares solitarios o poco alumbrados.

Circule en sentido opuesto a la marcha de los vehículos, lo más alejado posible del bordillo, situando su bolso o cartera hacia el interior de la acera, de manera que pueda evitar los "tirones".

• Lleve sólo el dinero necesarioy distribúyalo en sus bolsillos. Evite llevar el dinero en el bolsillo trasero de su pantalón.

• Cuando se disponga a utilizar los servicios de los cajeros automáticos, observe antes a su alrededor por si hubiese personas sospechosas que podrían apropiarse del dinero obtenido a la menor oportunidad. Si tiene dudas respecto de determinadas personas, no utilice el cajero en ese momento, o diríjase a otro que haya cerca.

• Preste una especial atención a la entrada o salida de los transportes públicos. Evite las aglomeraciones. Si alguien tropieza con usted compruebe si le han quitado la cartera.

• Cuando vaya de compras, no se distraiga. Observe con atención a las personas próximas a usted y no pierda el contacto con su bolso.

Si se siente perseguido yendo en su coche, toque el claxon constantemente para llamar la atención y diríjase a un Centro policial o lugar concurrido. Gritar, pedir socorro, puede intimidar al asaltante, así como atraer la atención de otras personas.

Observelas características esenciales de su agresor (edad, estatura, color de pelo, rasgos de su rostro, nacionalidad, acento al hablar, vestimenta, dirección de la huida, vehículo utilizado, etc.).

• Cuanto más precisa sea su información, mayores serán las posibilidades de localizar al delincuente y recuperar los objetos sustraídos.

• Si son varios los agresores, procure centrarse en uno de ellos, el que tenga más próximo o el que más destaque. Esto servirá para descubrir posteriormente al resto del grupo.

• Después de haberse cometido el delito, si le es posible, avise a la Policía o Guardia Civil y explíqueles todo lo que recuerde.

• Mientras espera la llegada de la Guardia Civil o la Policía, anote sus observaciones. No haga comentarios con los demás sobre el suceso, ya que podrían mezclarse con sus propias impresiones. No coloque ni toque nada hasta la llegada de la Policía o la Guardia Civil. Podría destruir involuntariamente las pruebas del delito.

• Instale en su vivienda una puerta de seguridad. Si su puerta no es blindada, procure que tenga, al menos, dos puntos de cierre, y que no exista hueco entre la puerta y el suelo.

• Refuerce la parte de las bisagras con pivotes de acero y ángulos metálicos que impidan apalancar.

• Coloque en su puerta una mirilla panorámicaque le permita ver de cuerpo en entero a la persona que llama. Si es posible, instale dentro de su casa un dispositivo para encender la luz del rellano de la escalera.

• Ponga persianas en todas sus ventanas y balcones y asegúrelas con un cerrojo interior.

• Coloque rejas en aquellas ventanas de fácil acceso desde el exterior. No deje entre las barras una separación mayor a 12 cm.

• No olvide que los balcones, aleros, salientes de muros, tuberías, etc., pueden ser trepados con relativa facilidad por los delincuentes. Preste más atención a las ventanas o terrazas próximas a estos puntos.

• Tenga presente que una mayor eficacia en la seguridad de su vivienda se logra instalando dispositivos electrónicos de alarma. Consulte con algún establecimiento especializado.

Atención a la puerta de la azotea y a la del garaje, si su casa comunica directamente con el aparcamiento. Manténgalas siempre cerradas.

• Proporcione a sus ventanas un cierre eficaz. Si puede, utilice cristal aislante inastillable. Además de ser seguro, le insonorizará su vivienda.

• Por último, recordar que si al llegar a su casa encuentra la puerta forzada o abierta, no debe entrar. Comuníquelo a la Policía o a la Guardia Civil por el procedimiento más rápido. Le prestarán ayuda de inmediato.

• No abra la puerta a desconocidos; observe antes a través de su mirilla panorámica. Pida, en todo momento, al personal de las empresas de servicios (teléfono, electricidad, gas, agua, etc.) que se identifique.

• Compruebe la visita de estos empleados llamando a la Empresa correspondiente, pero rechace el número de teléfono de la tarjeta que le muestre ya que podría ser el de un cómplice. Si tiene alguna duda, mantenga al visitante fuera del domicilio, con la cadena de seguridad puesta, mientras comprueba la visita. Evitará sorpresas.

• No tenga mucho dinero en su casa, ni alhajas, ni objetos de valor. Deposítelos en cajas de seguridad de entidades bancarias.

• No guarde nunca el talonario de cheques con documentos en los que esté su firma. El delincuente tendrá mayores dificultades de utilizarlo al desconocer su firma.

• Si vive fuera del caso urbano, un perro convenientemente adiestrado puede ser muy útil frente a la acción de los ladrones.

• No accione el portero automático, si desconoce quien llama; compromete usted la seguridad de todos sus vecinos. Por otra parte, la instalación de vídeo-portero mejoraría la seguridad del edificio.

• No haga ostentación de alhajas, riquezas o pertenencias, esto atrae a los ladrones.

• Haga uso de todas las medidas de seguridad de que disponga, incluso un simple cerrojo, aunque sólo vaya a ausentarse durante unos minutos. Estadísticamente, uno de los períodos de mayor índice de robos en domicilios se registra durante las vacaciones de verano y Semana Santa. Los delincuentes no veranean; por ello, debe tener presente:

• No divulgue su proyecto de viajes o vacaciones.

• Deposite sus objetos de valor en cajas de seguridad bancarias o bajo la custodia de personas de confianza que no tengan que ausentarse.

• Cierre bien las puertas, ventanas y balcones.

• Cuando salga de su domicilio, evite bajar totalmente las persianas.

• De instrucciones al empleado de la finca urbana para que no se acumulen en su buzón cartas y periódicos. Déjele también un teléfono de localización.

• Para grandes períodos de ausencia, instale un temporizador automático que encienda luces, radio, televisión, etc., a pequeños intervalos de tiempo. Consulte en los establecimientos del ramo.

• Póngase de acuerdo con algún vecino de confianza para que vigile su vivienda durante las vacaciones.

• No coloque la llave bajo el felpudo, ni en lugares que estén al alcance de desconocidos.

• Nunca deje en la puerta una nota que indique su ausencia del domicilio.

• Transporte únicamente pequeñas cantidades de dinero en efectivo. Utilice tarjetas de crédito, cheques de gasolina, etc.

• Procure no dejar objetos valiosos en su hotel o apartamento durante las vacaciones. Es más rentable alquilar una caja fuerte del hotel.

• No olvide llevar siempre consigo los documentos de identificación personal y la cartilla de la Seguridad Social.

EN SU DOMICILIO

• Compruebe que puertas y ventanas están bien cerradas.

• No baje totalmente las persianas.

• No deje dinero ni objetos de valor.

• Haga una relación detallada de cámaras, videos y otros aparatos, con sus números de serie, para facilitar su identificación.

• No desconecte el timbre de la puerta. Es una señal inequivoca de ausencia.

CON SU VECINOS

• No divulgue su ausencia.

• Comunique sólo a los más allegados dónde pueden localizarte.

• Deje la llave a una persona de confianza para que realice visitas periódicas y recoja la correspondencia del buzón.

DURANTE LAS VACACIONES

  • Durante el trayecto a su lugar de vacaciones, extreme las medidas de seguridad respecto a su vehículo y pertenencias, y no pare ante requerimientos de extraños.
  • Evite dejar objetos de valor en el interior del vehículo.
  • Si utiliza transporte público:
  • No facture a su nombre equipajes de personas desconocidas.
  • Identifique claramente sus pertenencias antes de facturarlas.
  • Evite viajar con cantidades importantes de dinero encima.
  • No confíe el transporte de sus maletas a personas que no estén debidamente acreditadas.
  • Si viaja en tren o autobús, no pierda de vista su equipaje, especialmente en paradas intermedias.

EN EL LUGAR DE VACACIONES

EN EL HOTEL O APARTAMENTO

• Adopte las mismas medidas de seguridad que habitualmente utiliza en su casa.

• Mantenga en lugar seguro sus objetos de valor, dinero y tarjetas de crédito.

• En las zonas comunes, vigile su equipaje y objetos personales.

• Al ausentarse, deje la radio puesta y, si es de noche, encienda alguna luz.

EN LUGARES PÚBLICOS

• No pierda de vista sus pertenencias.

• Vigile sus objetos personales, especialmente bolsos, cámaras, maletas... y sobre todo en espacios donde concurran muchas personas (mercadillos, espectáculos, etc.).

• Cuando vaya a la playa o a la piscina, lleve lo estrictamente necesario.

• Evite los juegos de azar en la calle. Son un fraude.

• Eluda los negocios fáciles. Podrían ser un timo

• Tome las debidas precauciones para impedir que bolsos, joyas u objetos similares le puedan ser arrebatados.

• Evite hacer ostentación de riqueza o pertenencias.

• Desconfíe de ayudas sospechosas (aviso de manchas en la ropa, de averías en vehículos, etc.)

SI SE QUEDA

Avise a la policía:

• Cuando observe gente extraña en el portal o merodeando en la calle.

• Si escucha ruidos en viviendas desocupadas.

La comprobación de la autenticidad de sus billetes no requiere medios técnicos especiales, siendo las reglas esenciales cuatro operaciones muy sencillas: Toque, Mire, Gire y Compruebe.

Toque la impresión "en relieve". El especial proceso de impresión utilizado dota a los billetes de un tacto inconfundible. Las iniciales del banco Central Europeo, las cifras que indican el valor del billete y los motivos de ventanas y puertas son ásperos al tacto, aunque conviene tener en cuenta que el paso del tiempo y el uso pueden restar eficacia a estas características.

Mire el billete al trasluz. Verá la marca de agua, el hilo de seguridad y el motivo de coincidencia, elementos perceptibles por ambas caras del billete.

Gire el billete. En el anverso de los billetes de menor valor, se puede ver la imagen cambiante de la banda holográfica, y en el reverso, el brillo de la banda iridiscente. En los de valor más elevado, en anverso se ve el holograma y en el reverso, la tinta que cambia de color.

Compruebe todos los elementos de seguridad descritos para asegurarse de la autenticidad del billete.

• Si aparca en la calle, procure dejar su vehículo en un estacionamiento vigilado o, al menos, en lugar bien iluminado.

• Cuando circule por la ciudad, mantenga las puertas con los seguros echados. Evitará más de un susto.

• Instale un dispositivo de seguridad o antirrobo. Puede hacer uso de barras metálicas ajustadas al volante desde los pedales. Utilice cadenas de seguridad.

• Si quiere mejorar la seguridad de su coche, coloque cerraduras especiales en puertas y maletero. Instale un dispositivo electrónico de alarma que interrumpa, además, la corriente eléctrica.

No recoja a desconocidos en la carretera.

• Cada vez que salga de su coche, saque la llave de contacto, deje el volante bloqueado y cierre bien las puertas, ventanillas y maletero.

• Procure no dejar objetos de valor en el interior de su vehículo, ni tarjetas de crédito, ni otros documentos importantes.

• Es recomendable grabar en los cristales de las ventanillas y en el parabrisas, el número de matrícula de su coche. Existen fabricantes de automóviles que ofrecen este servicio al entregar el coche, y también, casas especializadas que se dedican a ello.

• Es importante que el depósito del combustible esté protegido por una buena tapa con cerradura. Con ello no sólo impedirá que le sustraigan la gasolina sino también que, si utilizan indebidamente su coche, tendrán que abandonarlo al no poder repostarlo.

 

El número del Documento Nacional de Identidad o la matrícula de su vehículo es único: le identifica a usted. Además, le permiten identificar sus objetos de valor. Por ello le aconsejamos marcar e identificar sus objetos de valor y accesorios de su vehículo, en lugar visible.

Esta sencilla tarea de marcar con su DNI o matrícula de su automóvil, respectivamente, los objetos de valor o accesorios de su automóvil, es una medida de seguridad que persigue varios objetivos:

  • Disuadir al delincuente (siempre preferirá un objeto sin identificar).
  • Dificultar la circulación y reventa de lo robado.
  • Advertir al comprador de la procedencia del objeto.
  • Facilitar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado reconocer la legitimidad o ilegitimidad de la posesión.
  • Posibilitar la devolución del objeto al poder establecerse, gracias al DNI o al número de matrícula, la identidad del propietario y su rápida localización.

INSTRUMENTOS

  • Lápiz Eléctrico: Para proyectores, electrodomésticos, joyas, relojes, objetos de oro y plata, cristal, cerámica, radiocasetes, bicicletas, maquinaria.
  • Punzón:Para proyectores, electrodomésticos, bicicletas, maquinaria.
  • Tinta invisible: Para piel y similares, textiles, papel.
  • Troquel:Para bicicletas, maquinaria.
  • Grabador:Para proyectores, electrodomésticos, joyas, relojes, cubiertos, objetos de oro y plata, cristal, cerámica y radiocasetes.

Sepa que la grabación de la matrícula en las lunas de su automóvil está regulada por la Orden Ministerial de 21-3-86, (B.O.E. núm. 81 de 4-4-86). Por ello se debe exigir de las casas grabadoras el certificado de homologación del sistema empleado.

Anote en una hoja, como se indica a continuación, los datos de identificación de los objetos de valor y guárdela:

  • Objeto
  • Marca
  • Modelo
  • Número de serie o fabricación

En caso de sufrir un hurto o robo, preséntela al formular su denuncia; sin duda facilitará la recuperación de sus pertenencias.

Cualquier medida de seguridad que adopte para proteger sus propiedades es válida.

Nuestro deber y mayor deseo es serle de utilidad; si tiene alguna duda o necesita más información, recábela de la Comisaría de Policía o cuartel de la Guardia Civil más próximo.

• No hable de negocios con desconocidos.

• Nunca saque dinero de su banco a requerimiento de desconocidos, aunque le ofrezcan, aparentemente, un gran negocio. No pague ninguna cantidad.

• No olvide que en la mayoría de los timos intervienen dos o más delincuentes perfectamente concertados, pero aparentando desconocerse mutuamente (el tonto y el listo).

• En cualquier clase de contrato o documento mercantil que le ofrezcan a la firma, lea la letra menuda y observe atentamente todo lo relacionado con la fecha, cantidades, sello y firma.

• No responda a envíos de cartas o mensajes de correo electrónico que anuncien que ha sido agraciado con un cuantioso premio en un sorteo en el que no ha participado.

• No envíe ni entregue copia de sus documentos de identidad.

• No facilite datos de sus cuentas bancarias o tarjetas de crédito. Sepa que sus datos de identidad pueden ser utilizados por los delincuentes para cometer delitos en su nombre, para acceder a sus cuentas bancarias o para abrir líneas de crédito a nombre suyo. TIMOS

Existe una amplia gama. La víctima, tentada por la avaricia de una fácil ganancia, se deja embaucar ingenuamente por quienes hacen del engaño su medio de vida. Citamos los más corrientes:

• El "tocomocho", o timo por que se hace creer a la víctima que puede beneficiarse del cobro de una participación premiada de la lotería.

• El "timo de la estampita", que consiste en hacer pasar recortes de periódico por billetes de curso legal.

• El de los "trileros", realizado en rastros y verbenas, a base de tres naipes, vasos o cáscaras de nuez, consistente en descubrir donde se encuentra una carta o se oculta una bolita.

ESTAFA DEL PREMIO DE LOTERÍA

Delincuentes organizados que actúan desde otros países realizan envíos masivos y diarios de cartas o mensajes de correo electrónico a personas de nuestro país. En dichas comunicaciones anuncian al destinatario que ha sido agraciado con un cuantioso premio en un sorteo promocional de una lotería extranjera, aunque el receptor de la carta no haya participado en sorteo alguno.

En la notificación se le indica que para cobrar el premio debe rellenar, con sus datos personales y bancarios, un formulario que se adjunta con la carta, que debe devolver vía fax a la entidad depositaria de los fondos del premio, encargada de su pago. Los números de teléfono y fax de esa entidad que figuran en el documento recibido corresponden a teléfonos extranjeros, casi siempre móviles, que son atendidos por los delincuentes.

Con la finalidad de convencer a la víctima de que el mensaje es auténtico, en el documento de notificación del falso premio se insertan logotipos similares a los de empresas aseguradoras o bancarias de prestigio, o incluso de algún Ministerio.

La estafa se consuma cuando el supuesto ganador envía a los estafadores el dinero que éstos le reclaman con el pretexto de cubrir determinados gastos (tasas, impuestos, comisiones bancarias, gastos de transferencia, seguros, etc) que es necesario atender con carácter previo para cobrar el premio.

Si usted recibe una comunicación de este tipo, tenga en cuenta lo siguiente:

• Diariamente, decenas de miles de personas reciben notificaciones de falsos premios de lotería similares a la recibida por usted.

• Ni la lotería española, ni las de otros países celebran sorteos gratuitos entre personas seleccionadas al azar o por ordenador.

• Para participar en un sorteo de lotería es imprescindible haber comprado previamente una participación. Si usted no ha jugado es imposible que sea ganador de un premio de lotería.

 

• No haga auto-stop ni recoja en su coche a desconocidos.

Por la noche, evite las paradas solitarias de autobuses. Si el autobús no está muy concurrido, procure sentarse cerca del conductor.

• No pasee por descampados ni calles solitarias, sobre todo de noche, ni sola ni acompañada.

• Si se ve obligada a transitar habitualmente por zonas oscuras y solitarias, procure cambiar su itinerario. En otros países se utilizan silbatos para ahuyentar al delincuente. Considere la posibilidad de adquirir uno.

• Evite permanecer de noche en un vehículo estacionado en descampados, parques, extrarradios, etc.

Antes de aparcar su vehículomire a su alrededor, por si percibiera la presencia de personas sospechosas. Haga lo mismo cuando se disponga a utilizar su coche. Antes de entrar, observe su interior. Podría encontrarse algún intruso agazapado en la parte trasera.

• Si vive usted sola, no ponga su nombre de pila en el buzón de correos, sólo la inicial. Observe con especial atención las recomendaciones que se hacen en el capítulo dedicado a la vivienda. Eche las cortinas al anochecer para evitar miradas indiscretas. Tenga encendidas las luces de dos o más habitaciones para aparentar la presencia de dos o más personas en el domicilio.

• Evite entrar en el ascensor cuando esté ocupado por un extraño, especialmente en edificios de apartamentos. De cualquier modo, sitúese lo más cerca posible del pulsador de alarma.

• Ante un intento de violación, trate de huir y pedir socorro. Si no puede escapar, procure entablar conversación con el presunto violador con objeto de disuadirle y ganar tiempo en espera de una circunstancia que pueda favorecer la llegada de auxilio o permitir su huida. Todo ello, mientras observa los rasgos físicos de su agresor, en la medida de lo posible.

 

Aunque la solución al problema de las drogas nos corresponde a todos, son los padres quienes podrán conocer, con mayor facilidad, si sus hijos han iniciado una etapa en que la convivencia con su ámbito cotidiano (relación familiar, colegio, amigos, etc.) puede deslizarse por una pendiente peligrosa en la que las drogas aparezcan como una "vía de escape".

Si su hijo es drogadicto, preste especial atención a estos consejos:

  • Mantenga la calma y no se alarme.
  • No le amoneste. Converse y gánese su confianza. Trate de conocer su situación real y préstele todo su apoyo.
  • No le condene sin escucharle. Trate de conseguir que se vuelva a interesar por algo; incluso, que le ayude en su trabajo. Cualquier tarea que se le encomiende, le hará sentirse útil.
  • Tenga paciencia. Cambiar su comportamiento no será fácil. Trate de estimularle para iniciar su recuperación.
  • Póngase en contacto con los centros oficiales de orientación sobre toxicomanías que funcionen en su localidad, provincia o comunidad autónoma.
  • Cuando el joven esté sometido a tratamiento observe estrictamente las indicaciones del terapeuta y no ceda a las presiones a las que su hijo le someterá. Que encuentre un aliciente respecto a lo que puede obtener de su familia si él asume un papel activo en su recuperación.

En su mano también está, en colaboración con otros sectores sociales, que sus hijos, y todos los suyos, no se inicien en el camino de la droga:

  • Procurándoles un hogar acogedor. Siempre es bueno que sus hijos tengan libertad para invitar a casa a sus amigos, y usted podrá conocer así sus intereses, sus problemas, sus proyectos de futuro, etc.
  • Manteniendo abiertos los canales de comunicación con sus hijos y respetando su enfrentamiento con el mundo que les rodea.
  • No consumiendo en el hogar drogas legales (medicamentos, alcohol, tabaco, etc.) de una forma que constituya el "recurso en el que se ahoga" cualquier problema.

• Todos debemos entender que la prevención del delito es tan importante en el lugar de trabajo como en la propia vivienda.

• Tanto si usted es empresario, como si es dependiente, encargado, vendedor, comerciante, etc., debe tomar conciencia de que el delito le va a perjudicar en su esfera patrimonial, sin olvidar el riesgo que conlleva.

• Los empresarios, directivos y patronos, deben asumir la responsabilidad de proteger a sus empleados y de dotar a sus establecimientos de las adecuadas medidas de seguridad.

• Los empleados (encargados, vendedores, secretarias, etc.) deben colaborar con sus jefes en la prevención de la delincuencia, observando las medidas de seguridad adoptadas y comunicando las deficiencias que observen. Ello se traducirá en beneficio para la empresa y para todo el personal.

• Cada persona debe responsabilizarse de su trabajo y procurar que el material esté protegido, prestando especial atención hacia los objetos que puedan ser fácilmente sustraídos.

• Los recepcionistas y el personal de seguridad deben procurar controlar, en todo momento, a los visitantes y personas externas que se encuentren merodeando por las instalaciones. Ante la mínima sospecha, deben llamar a los Cuerpos de Seguridad del Estado.

• El personal de limpieza se ocupará, al finalizar su trabajo, de que todas las puertas y ventanas queden convenientemente cerradas y las llaves colocadas en su sitio, así como de avisar a quien corresponda acerca de las posibles anomalías observadas en el edificio.

 

• Lo más importante es conservar la calma. En ocasiones, la histeria colectiva ha provocado más daño que el que hubiera podido ocasionar el suceso. Recuerde que una actitud de serenidad puede, incluso, salvarle la vida.

• En su hogar, tenga especial cuidado con el gas. Ante la menor sospecha de un escape, abra puertas y ventanas y jamás encienda una cerilla o accione el interruptor de la luz. Corte rápidamente el suministro de gas y avise a la empresa suministradora.

• Si se incendia el edificio donde usted se encuentra, no se precipite. Localice las salidas de emergencia; respire a través de un pañuelo húmedo; avance hacia la salida lo más agachado posible; jamás utilice los ascensores. Siga, en todo caso las indicaciones de los bomberos.

• Avise a los bomberos o a la Guardia Civil si observa un incendio forestal. Si se encuentra atrapado en un bosque incendiado, huya de las vaguadas y pendientes del monte. Procure localizar una zona ya quemada o una corriente de agua. En último extremo, cúbrase de tierra.

Sobre todo, tenga en cuenta estos consejos para la prevención de incendios forestales:

• No arroje colillas encendidas desde vehículos o en paseos a pie.

• No encienda fuego en el campo, salvo en lugares y tiempo autorizado, y apague perfectamente los restos de las hogueras antes de abandonar el lugar.

• Tenga mucho cuidado al elegir los lugares para el baño. Procure bañarse en zonas vigiladas, observando las condiciones de la playa, oleaje y corrientes. Si se siente arrastrado por una corriente, no intente nadar contra la misma, sino en sentido paralelo a la playa, hasta que salga de dicha corriente. Entonces podrá alcanzar la orilla con facilidad.

 

 

Comments are closed.

EnglishFrenchSpanish